sábado, junio 09, 2007

GUASDUALITO


Muy buenos dias , le habla JULIO MARIO CASTRO RIVERA , para presentarles el programa GRITOS Y PALABRAS.
Nos sintonizan en la pagina de Internet http://www.lavozdelcinaruco.com/ a las 7:30 am todos los domingos.

Hoy dedicamos este momento cultural a la POBLACION DE GUASDUALITO

Límites
Norte: Estados Barinas y Tàchira Sur: Municipio Ròmulo Gallegos y Repùblica de Colombia Este: Municipio Muñoz y Romulo Gallegos Oeste: Municipio Ròmulo Gallegos y Repùblica de Colombia.

DIVISIÓN POLÍTICO-TERRITORIAL
Actualmente el Municipio, está conformado por cincos (5) Parroquias, distribuidos de la siguiente manera:
Guasdualito---Guasdualito
Aramendi---Palmarito
El Amparo---El Amparo
San Camilo---El Nula
Urdaneta---La Victoria

SUPERFICIE, DENSIDAD Y POBLACIÓN TOTAL
El Municipio José Antonio Páez del Estado Apure, cuya capital es la Parroquia Guasdualito. Ocupa una extensión territorial de 12.820 Km2, lo que representa el 16,75% del total del Estado Apure. Cuenta con una población de 93.200 habitantes representando el 23,63% del total del Estado Apure, siendo su densidad poblacional de 7,3 hab/km2.
Parroquia---Poblacion
Guasdualito--35.215
Aramendi-- 4.018
El Amparo--9.634
San Camilo--21.065
Urdaneta--23.268
Total-- 93.200

El Amparo: capital de la Parroquia el Amparo, fue fundada a finales del siglo XVIII, como El Amparo del paso Real de Arauca, nombrada parroquia Civil el 20 de Noviembre de 1846, en el Amparo funciona la Escuela Técnica Agropecuaria Francisco Aramendi que fue fundada en el año 1972, en el gobierno del presidente de la República Dr. Rafael Caldera; dicha escuela está ubicada frente de la Plaza Bolívar y su primer director fue el pedagogo en Zootecnia, José Vicente Gutiérrez, natural del Estado Barinas.

PALMARITO: Capital de la parroquia Aramendi, fue fundada por Fray Tomas de Castro a finales del siglo XVIII. Para el año 1866 Palmario era capital del entonces Departamento de Guasdualito, segundo del Estado Apure en el orden comercial y político y en consecuencia el señor Cornelio Antonio Muñoz, puso el ejecútese y se estableció allí una ESCUELA FILARMONICA, para que se enseñara el Arte de la música, teórica y práctica a los niños pobres de la región. Palmarito fue capital del Territorio Federal, armìstico creado por el Presidente de la República, el General Antonio Guzmán Blanco en 1883, esta entidad federal tuvo una efímera vida desde 1883 hasta 1889.

LA VICTORIA: Capital de la parroquia Urdaneta, fue fundada a mediados del siglo pasado por un grupo de familias dirigidas por francesco Caroprese de origen italiano, Abounasar de origen Palestino, Díaz Reina, Sánchez y otras. La Victoria fue elevada a parroquia en el año de 1937.

LA TRINIDAD: La Parroquia La Trinidad, con su capital la Trinidad de Orichuna, fue fundada en el año 1771, por Fray de Granada con indígenas de etnia Yarura-Guahibas, en las inmediaciones del Río Orichuna, hoy convertido en caño.

CIUDAD SUCRE: Se encuentra ubicada en la región del CUTUFI, parroquia Urdaneta, esta ciudad conforma otra zona fronteriza con la República de Colombia. De acuerdo con su planificación al construir la carrera marginal de la selva, debe fomentarse y estimularse las relaciones de INTEGRACIÒN entre Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia y Venezuela. El área urbana de Ciudad Sucre coincide en superficie y límite con la zona de Poblamiento y Desarrollo designada a tal fin y de acuerdo con el decreto Presidencial Nº 2.163 de fecha 22/10/1997, su extensión es de 2.184 habitantes, delimitada por una poligonal cerrada, cuyos vértices están definidos por coordenadas UTM; se estima que para el año 2019, esta ciudad debe tener aproximadamente 13.500 habitantes.

EL NULA: Capital del Municipio Camilo, su fundaciòn se remonta al sigo XVIII, la nombrada Vice-parroquia de San Camilo puede haber sido fundada hacia el año 1781.

Clima : 27ºC

Fecha:1770-1771 . fundaciòn de Guasdualito

Guasdualito Capital del Municipio Páez; Según algunos historiadores su nombre es de origen de una tribu de indios Achaguas y deriva de las gramíneas o bambú, conocidas popularmente como “Guadúas” o “Guafos”, especie de planta que poblaban lo que hoy en día es Guasdualito. Desde la época de la Colonia esta zona ha sido marginada en todo el sentido de la palabra, se estima que al comienzo del siglo XVIII llega la idea civilizadora. En el año de 1750 en cuanto aparece un hato en los alrededores de Guasdualito y para el año 1765 se considera un centro poblado y no se conoce hasta los actuales momentos que persona sirvió de pionero; lo que si conocemos es que entre 1771 y 1772 lo refundò Don José Ignacio del Pumar Y Transpuesto, mejor conocido por el Rey Carlos III de España como el Marqués de las Riveras del Boconò y de Mazparro, Vizconde del Pumar.
Este Centro Poblado se encuentra a unos 5 Km., aproximadamente del hato “Guasdualito” que hoy conocemos y fue “Bautizado” desde el mismo momento de su fundación por Don José Ignacio del Pumar con el nombre de NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN DE GUASDUALITO. Un 16 de julio, según los archivos de la Casa Cural, nos dicen que sus habitantes empezaron a emigrar a las orillas del Río Sarare en el año 1845, pero otros historiadores nos dicen que fue en 1830, 1832. Esta partida ocurrió producto de las guerras de la independencia, las pestes y las epidemias de las fiebres palúdicas, que empezaron a tener su mayor propagación en el año 1832, estas familias al habitar las orillas del “RÌO SARARE”, formaron caseríos de nombre PERIQUERA.
Muchos estiman que el nombre de Periquera, proviene de las tantas aves canoras como: guacamayas, loros, pericos, arrendajos y turpiales que habitaban en la zona. Cuando comenzó el éxodo, sus habitantes no solamente lo hicieron a Periquera, sino también a la Villa de Arauca, pero como cosa curiosa “GUASDUALITO” se quedó en su refugio provisional, porque tenemos que recordar que también Guasdualito, fue trasladado en 1866 para el sitio denominado COROZAL, pero allí duró escasamente un año.
Por eso nos atrevemos a decir que Guasdualito es el “AVE FENIX” de los pueblos apureños, porque no lo han podido aniquilar ni las guerras, ni las inundaciones, ni las epidemias de las fiebres palúdicas, ni el incendio del 13 de febrero1948, ni en los últimos tiempos la desidia de los Gobiernos anteriores.

Festividades:

Nombre:Batalla de Guasdualito Fecha:29 de Enero
Ofrenda al padre de la Patria, Parada militar, Acto alusivo a la batalla

Nombre:Velorio de la Cruz de Mayo Fecha:03 de Mayo
Actividades religiosas como rosario, canto de tonadas y mùsica folklorica, visten la cruz con hojas de palma, comidas y bebidas tìpicas de la regiòn.

Nombre:Carnavales Guasdualito Fecha:11-12
Evento patrociado por la Alcladìa Municipal, desfiles de Carrozas, juegos tradicionales, turismo acuàtico (balneario la manga del rìo, puerto el gamero),fiestas de disfraces en clubes, comidas tìpicas de la regiòn, exposiciòn de vehìculos antiguos, Coronaciòn de la reina de carnaval entre otros.

Nombre:Batalla de Mata de la Miel Fecha:16 de Febrero
Parada Militar, acto alucivo a la batalla, ofrendas florales al padre la patria

Nombre:Dia Internacional del Trabajador Fecha:1 de Mayo
Ofrenda floral al padre de la patria, caravanas, actividades festivas en algunas instituciones (comidas tipicas,bailes, juegos)


Coronel Francisco Aramendi

El primer atentado célebre en Guasdualito

Francisco Aramendi uno de los Próceres de Independencia del país, reconocido por su arrojo, valentía y capacidad para resolver las encomiendas asignadas, nacido, aparentemente, en el pueblo de Nutrias en el estado Barinas. Este soldado estuvo al mando del General José Antonio Páez ayudándolo en las batallas de Chire, Mata de Miel, Yagual, Achaguas, Banco Largo, Santa Catalina, Barinas, Pedraza . Con Bolívar, combatió en Paya, Bonza, Vargas, y Boyacá, para después sobresalir en la Batalla de Carabobo, que le merecieron el rango de Coronel.
Según las historias, se dice que una vez fue hecho preso por los españoles y dio muestra de su inteligencia y astucia. Cuentan que en terreno español fue agasajado con promesas si aceptaba la causa del Rey; esto le confirió la confianza de los españoles que, en forma de reconocimiento, le regalaron un caballo y un sable, demostrándole que lo querían como un jefe. Entonces un día se le presentó el gran dilema: o asesinaba a sus propios compañeros siguiendo los mandatos del Rey, o se unía a sus amigos y estaría propenso a ser acribillado por los españoles. Resolvió jugarle una mala pasada a los peninsulares, y mientras el comandante de aquel grupo español gritaba ¡Adelante!, Aramendi hacía lo mismo pero con sus amigos, creando confusión en el enfrentamiento, al mismo tiempo que descabezaba a los oficiales a su alrededor, evitando así su sacrificio casi evidente, hecho que le mereció las felicitaciones por parte de Páez al llegar al cuartel. Se empezaba a escuchar del Coronel Aramendi.
Sin embargo, Aramendi era conocido por su mal humor y por su altanería. Todos decían que era un rebelde y que de un momento a otro debía de recibir su castigo. Aunado a esto, existían rivalidades entre Aramendi y Páez en lo que al control de los soldados se refiere. Es por eso que, en la Autobiografía de Páez, éste revela cómo una y otra vez, fue dándole lecciones para opacar su insubordinación. Páez se decidió entonces a propinarle la primera lección: lo llamó a su cuartel donde le pidió que lo acompañara junto a dos de los guardias. Anduvieron largo rato por la sabana hasta que Páez le pide a Aramendi que lleve un oficio a la dirección indicada y fuera lo más rápido posible para que estuviera de regreso máximo en cuatro horas. Aramendi, como era de esperarse, reprochó la orden y le dijo que el no era mensajero de ningún oficio. Páez al escuchar sus palabras, desmontó del caballo y en cuestión de segundos, bajó a Aramendi de su montura poniéndole una daga en el cuello amenazándole con matarlo a lo que el contendor respondió con arrogancia "Mátame". Páez al ver su valor, le extiende la mano y Aramendi se dispone a llevar el oficio sin chistar, comprendiendo que debía cumplir con la orden de su superior. Pero esta lección no fue suficiente y el General tuvo que atizarle otro escarmiento.
Páez lo colocó como líder del grupo de retaguardia que tomaría las flecheras españolas.
Luego, muchos incidentes violentos marcaron la vida de Aramendi, que siguió siendo un soldado con conducta reprochable. Está, entre muchos, el lamentable suceso con el general Cedeño, en la plaza de San Fernando, y que significó un enfrentamiento a golpes entre ambos. Las razones aparentes eran las esgrimidas por Cedeño que señalaba a la falta de cooperación de Aramendi y sus tropas, el factor fundamental de su derrota. Este hecho causó la detención de Aramendi por parte de Bolívar, quien intentó llevarlo a Guayana para enjuiciarlo, sin tener éxito debido a la fuga de éste, que luego fue amparado por Páez quien lo consideraba como su soldado preferido.
Y llegó el momento en que aquél célebre centauro de Páez murió trágicamente. En efecto, fue vilmente asesinado en 1822 mientras dormía en su propia cama. Viví en ese entonces en Guasdualito, donde estaba a cargo de 50 centauros y era el Comandante de Armas. Se cuenta que dormía junto a su esposa en una hamaca en el corredor exterior de la casa. Llegaron en medio de la noche unos individuos armados dispuestos a matarlo pero se dieron cuenta que estaba la mujer por lo que decidieron cortar los hilos de la hamaca. Cuando ambos cayeron al suelo, Aramendi se dio cuenta de lo que sucedía y se lanzó al ataque, recibiendo un sablazo que le quitó el brazo derecho. Estranguló a uno de los hombres con el otro brazo, pero fue acribillado por el grupo.
Regresemos un poco al pasado, para entender la estimación que tenía El Libertador hacia él. Había sido testigo de su arrojo en la toma de las flecheras españolas; también de lo acaecido el 12 de febrero de 1818, cuando Aramendi, en la batalla de Calabozo, estuvo a punto de atravesar a un temible general, Morillo, con su espada, no pudiendo conseguir su cometido por la valentía de uno de los enemigos que se atravesó para salvarle la vida al general. Incluso, nunca desestimó sus observaciones en cuanto a orden estratégico, llegando a refutar las ideas del General Soublette.
Bolívar, desde Guasdualito, le escribe un oficio al Vicepresidente Francisco Antonio Zea, el cual decía que en este poblado quedaban dos divisiones que estaban, una, a las órdenes del general Torres y otra al mando de Aramendi que saldría el día siguiente para Barinas en busca de ganado debido a que el ejército podría morir de hambre. Dicha encomienda era de vital importancia y tenía que ser ejecutada a la perfección por lo que el Libertador se la asignó a Aramendi. Sin embargo, este último no cumplió completamente con el cargo. Se suponía que iba a recoger el ganado y lo repartiría entre los soldados para así tener un fondo de comida. En vez de eso, se apropió de parte de las cabezas con la intención de venderlas para su beneficio y esto provocó innumerables quejas. El Libertador le dirigió un oficio en donde le pedía cumpliese con la encomienda. Además, la manera en cómo manejaba el Regimiento, también provocó graves quejas al Libertador. Éste le envía una comunicación bastante severa al general Briceño Méndez para que se la transmita a Aramendi a fin, no de castigarlo, sino de remediar lo que estaba haciendo.
La situación de mengua que vivía el Regimiento de la Muerte, que era como se llamaba, se debía a las intrigas que habían aparecido en Guasdualito con el nombramiento del Coronel Cruz Paredes como el Comandante del Departamento, cuya designación causó indignación e ira en Páez.
Ya la campaña de Carabobo se acercaba y donde Aramendi cumplió importante rol. Estaba al mando del Escuadrón Sagrado, que tuvo brillante participación. Luego del triunfo, Bolívar se lo lleva a Caracas, donde es protagonista de otro acto violento, esta vez contra el coronel Miguel Vásquez. Esta actitud obliga al Gobierno a alejar a Aramendi de Caracas. Bolívar lo pone preso, pero se fuga y vuelve a las filas de Páez, quien lo envía a Guasdualito como Comandante de Armas, donde se mezcla en una revolución entre pardos y blancos y, por viejos rencores, intenta asesinar al general Miguel Guerrero, Gobernador de la Provincia, que lo mandaría a matar.
El caso se esclareció cuando, en oficio escrito por el mismo General Guerrero, éste le confesaba a Bolívar haber sido el autor intelectual del asesinato de Aramendi. Se amparó en su facultad de Magistrado y que además se sentía tranquilo por haber limpiado la Provincia de tal monstruo. Aunque no hay registros de la respuesta del Libertador, es lógico pensar en la fuerte y dolorosa impresión que se llevó, dado lo duro que fue el General Guerrero en cuanto a la descripción y narración de la vida del Coronel Aramendi. Se cerraba así otro importante capítulo en la historia de uno de los grandes Próceres de la Independencia y que, aunque los historiadores están de acuerdo en que era un ser perverso, violento y de carácter atrabiliario, también es unánime el juicio al señalar su audacia, valentía y arrojo y los importantes servicios a la Patria del Coronel Francisco Aramendi.

El tiempo se nos ha acabado para seguir hablando de GUASDUALITO
Si quieres proponer un tema cultural escribanos al correo electrónico juliomario04@telecom.com.co .
Oyentes de la voz del cinaruco, los espero el próximo domingo en sintonía del programa GRITOS Y PALABRAS a las 7 y media de la mañana.
Le habló Julio Mario Castro Rivera.

Feliz dia para todos.

1 comentario:

carlos emilio peroza garrido dijo...

La población esta unida por los ancestros y asi no existen fronteras que aparten este sentimiento de integracíon donde Bolivar quería formar una sola PATRIA, "la PATRIA DE BOLIVAR"
No entiendo entonces pórque quieren separarnos argumentando que no tenemos derecho, si este se ganó con la lucha de los patriotas al derrotar a los Españoles, ahora reaparecen nuevamente los ingleses y los españoles que inician su dominio con la gran patria "Reboba" el TLC.